Cenar a las ocho

En las películas americanas de abogados siempre hay un tipo que se ha quedado solo en el bufete con la noche entrada. En el plano anterior el chaval de la empresa de limpieza se despedirá de él y apagará la última luz. Seguirá un fundido que representa el paso de las horas y el tipo aparece estudiando con la luz de un flexo, descorbatado, abrumado. Se frota los ojos por la fatiga; se servirá un dedo de whisky de una botella que guarda en un cajón y se recostará contra el respaldo de la silla para tomar el trago frotándose otra vez los ojos con la mano libre y en España pensamos que son las tres de la madrugada y en la película en realidad son las siete de la tarde y el tipo después del exceso de jornada aún podrá comprar fruta y una botella de vino y con todo eso en una bolsa de papel se tomará otra copa en el bar que hay justo frente al bufete y llegará a tiempo de cenar a las ocho en casa con su familia. Me cago en la puta y en el cine y en España y sus horarios.

2 comentarios sobre “Cenar a las ocho

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: