Max Ób

El día 11 de marzo de del año 1998 compré en la librería Couceiro de A Coruña un ejemplar de bolsillo de Campo Cerrado, la novela que Max Aub escribió en 1939, ya en París, y que hace el primer volumen del ciclo El laberinto mágico, que el escritor dedicó a la guerra civil. Lo... Leer más →

Cuando fui George Mallory

El último jefe de la ETA vivía en el monte, en los Alpes, en un refugio en la vertiente francesa. De la cabaña en la que se había instalado hay abundancia de fotografías en el periódico. Se diría más bien infracabaña aunque se la vea grande, porque la apariencia es la de una chabola chapada... Leer más →

Diccionario de usos

A C. Puigdemont le decían el mocho por su peinado, por la cantidad de pelo en la cabeza y la forma en que lo deja caer como desparramado, a la manera de los hilos de una fregona que se hubiese puesto como sombrero. Puede ser, el parecido, aunque a mí la imagen me recuerde más... Leer más →

El sobresaliente (La vista II)

La vista de septiembre me tuvo algo intranquilo. El Supremo no es un lugar que los abogados frecuentemos porque la mayoría de los recursos de casación se resuelven sin necesidad de comparecer y además se admiten cada vez menos recursos. Es raro estar familiarizado con el Tribunal Supremo. Por eso, cuando a uno lo avisan... Leer más →

La vista (I)

En septiembre tuve una vista en el Tribunal Supremo. En el Supremo había estado antes, pero solo un par de veces. La primera en los noventa, en el último curso de la carrera, en un tour de dos días por instituciones de la justicia y altos tribunales. El Constitucional, el Supremo, la Audiencia Nacional. En la... Leer más →

La función generatriz de momentos

  Por la mañana, las ocho y media, camino de la estación un rastro de hojas de lechuga en la acera de la calle Urzaiz. Son hojas recién lavadas, enteras, a punto para la ensalada o para una fotografía. Se ve que no son del cogollo. Por la forma y también por el tamaño. Tampoco... Leer más →

El Ulster

Calle de Manhattan. Fotografía del autor Al escritor Miguel Anxo Murado el gobierno irlandés lo invitó a una estancia en el país para que trabajase tranquilo en un guión. Hará de esto veinte años. A Murado y a otros cinco escritores, alguno griego, otro americano, y a todos los alojaron en una mansión para artistas... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑