All Things Must Pass

Un día la trenca se acabó. Se acabó porque tenía que acabarse, como ocurre con todas las cosas menos con el programa Informe Semanal. Yo sabía que ese momento llegaría y lo temía porque con la trenca se iba el existencialismo y con él mi forma de estar en el mundo. Mi madre vio venir una crisis de identidad y tuvo el impulso de alargar la vida de la trenca afeitando las bolas de lana con la maquinilla de mi padre, pero el tejido estaba ya muy dañado y hubo de aplicar demasiada fuerza y las hojas se doblaron y mi padre se cortó al día siguiente temprano y se cagó en la trenca y a Jean Paul Sartre quiso ridiculizarlo y lo llamó ojopipa porque era estrábico.

Después de eso no hubo ya nada que hacer porque además, si mi madre me había comprado una trenca Burberrys pagándola con un cheque, había sido porque con Burberrys quedaba clara nuestra posición urbana y desahogada, y sabía que seguir aferrándonos a ella con afeitados y apaños significaba justamente lo contrario, la estrechez.

Mi madre ofreció como salida llevar la trenca a la parroquia, pero eso no pudo ser porque ni ella ni yo sabíamos cuál era nuestra parroquia ni dónde estaba, y como última opción antes de tirarla a un contenedor de basuras, propuso que la llevásemos al día siguiente a sus primos de Lugo. Los primos que mi madre tenía en Lugo no los tenía en Lugo-Lugo, sino en algunas aldeas del contorno de Sarria, y eran gente muy apreciada que andaba con el ganado y los trabajos del campo y que utilizaba para esas faenas la ropa que nosotros desechábamos y que solíamos llevarles cuando mi madre los visitaba.

Mi madre me dijo que había que mirar el lado bueno de aquello, y que seguro que ellos nos darían matanza y hortalizas, porque siempre nos daban ese tipo de cosas cuando íbamos de visita.

Pedí tiempo para pensar y pasé aquella noche en vela bebiendo cocacolas y tratando de borrar de mi cabeza la imagen del primo Celestino recogiendo sus vacas del prado con mi trenca y una vara. Creo que perdí de algún modo la noción de la realidad y que experimenté delirios inducidos por esa imagen y por el gas de las cocacolas, que me había hinchado, porque cerca de la madrugada bajé al garaje y cogí el coche de mi padre, que era un Mercedes muy flamante, y lo conduje por caminos y pistas asomando la cabeza por la ventanilla y lanzando gritos a favor del Exército Gerrilheiro do Povo Galego Ceive.

Recuperé el orden y la lucidez con el amanecer. Algunos de aquellos primos de Sarria vivían unas vidas realmente duras y ásperas y sin comodidades que yo tenía por indispensables para la subsistencia, y con esas vidas podrían haberse llenado algunas de las mejores novelas de la literatura existencial. Era seguro que ninguno sabía lo que era el existencialismo, y también que si un tipo como Sartre se hubiese puesto a hablarles de la alienación social con un megáfono y subido en un bidón de gasolina, como Sartre había hablado a los obreros del metal en París, le hubiesen arreglado el ojo malo con un sopapo.

Así visto, no me pareció un mal final. Incluso parecía un buen final. Pero para cuando se lo quise decir a mi madre, me confesó que había visto en sueños a Celestino pastoreando con la trenca y un ojo torcido como el de Sartre, y que esa visión la atormentaba y no se veía capaz de llevar la trenca a Sarria, por mucha matanza que trajésemos de vuelta.

La trenca bajó al trastero. Yo comencé a trazar planes para superar la situación y me dije que para alguien que amaba el renacimiento y el bolchevismo a partes más o menos iguales como yo, tenía que haber por fuerza otros territorios interiores y estéticos a los que dirigirse. Otros existencialimos. Tal vez el mismo existencialismo con otros nombres.

5 comentarios sobre “All Things Must Pass

Agrega el tuyo

  1. Otro momentazo de sosiego y razón. Gracias Maestro. Que duerma la trenca en ese arcón del recuerdo, pero que tu pensamiento lleno de lógica y razón siga despierto.

    1. Gracias por el comentario. Tengo que recuperar el tono y el ritmo, porque llevaba bastante tiempo en una especie de dique seco. La trenca se resiste a desparecer del todo. De momento, está en el trastero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: