Las cañas

Uno. Las cañas. El saxofón, contra lo que pueda parecer, sobre todo de primeras, hace familia con la sección de instrumentos de viento-madera y no con los metales. Eso es porque, en la embocadura, a la boquilla hay emparejarle una lengüeta llamada caña que es de madera y que queda sujeta por medio de una... Leer más →

El canal plus. Una historia de fútbol.

La última vez que estuve en un estadio de fútbol fue por mi amigo Adrián, que por entonces trabajaba manejando una cámara para el Canal+ en las retransmisiones de los partidos. Adrián se había colocado algunos años antes en la Televisión de Galicia y un día los del Canal+, que estaba recién fundado, llegaron a... Leer más →

El vuelo de la esperanza

J. Ibargüengoitia, el escritor mexicano, murió en el accidente del avión Aviaco de mil novecientos ochenta y tres en Madrid, un vuelo que hacía la ruta Frankfurt-París-Madrid-Bogotá y que se estrelló en la maniobra de aproximación a Barajas, por algún tipo de error de cálculo o de información de esos que provocan que el avión... Leer más →

El tercer partido

A punto de comenzar el verano de mil novecientos noventa y cuatro el Compostela, el equipo de fútbol de la ciudad en la que vivía, ganó el ascenso a la primera división a costa del Rayo Vallecano y de su estrella mexicana Hugo Sánchez. Hubo que jugar una eliminatoria a tres partidos porque después de... Leer más →

Una casa en The Heights

Truman Capote escribió su novela Breakfast at Tiffany's en el número setenta de Willow Street, en Brooklyn Heights. Lo leí en la guía de viaje y lo primero que pensé fue que allí donde al escritor lo sobrevive la casa en la que escribió y no la casa en que nació hay un alto sentido... Leer más →

Jardín de infancia

Santiaguito hablaba de una manera teatral. Arrastraba algunas sílabas y cambiaba los acentos de lugar y su cadencia resultaba tan contagiosa que en las reuniones del comité de la juventud socialista, con que Santiaguito tomara dos o tres veces la palabra, todo el mundo salía de allí hablando como él, cambiando los mismos acentos y... Leer más →

El sello del Racing

A finales de mayo del ochenta y nueve la juventud socialista convocó el comité federal en un hotel de Bilbao. Los de nuestra agrupación enviamos a Bilbao a uno al que llamábamos Santiaguito porque a mí, que era al que tocaba ir, me lo prohibieron en casa porque la selectividad estaba próxima y además mamá... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑