La vista (y III)

Cuando llegué al control de acceso al Tribunal Supremo, para mi vista de septiembre, hube de superar un escáner aeroportuario y entregarle dos títulos al policía del mostrador: el documento de identidad y el carnet que me acreditaba como abogado. En el Supremo, por muy abogado que seas, solo puedes entrar si te espera alguien... Leer más →

Vermú con Sam Shepard

Son las 12.05 del mediodía y dispongo de una hora. Ése es el tiempo que tardará S., la niña, en salir de la piscina en la que la acabo de dejar para su clase de natación de los sábados. Estoy instalado en uno de los bares que hay frente a la piscina, con el iPad... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑