Toca otra vez

Dejé a S. y C. en la piscina para su clase de natación de los viernes. Después crucé al bar del Náutico con la idea de hacerme servir un combinado y esperar la hora de la recogida asomado desde la terraza a una de esas vistas de la ciudad en la que se superponen planos... Leer más →

George H. 

Tal vez George Harrison compuso My Sweet Lord mirándose en un espejo. Tal fue su mímesis con el mismo Cristo. 

Santa Eugenia

  W. Churchill era dado a pronunciar frases de frontispicio y también a la melancolía y a otros hábitos. En sus memorias escribió, tal vez bajo el influjo de uno o más whiskies de malta, que después del atentado de Sarajevo, en 1914, el mundo, en el borde mismo de su autodestrucción, era muy hermoso... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑