La frontera de Libia

Ayer encontré mi viejo pasaporte. Tiene estampillas muy bonitas con filigranas y leyendas en árabe que prueban que he entrado y salido de lugares como Egipto, Túnez o Turquía. Como no soy periodista, con ese pasaporte a mí se me llevan seguro cuando venga el estado de excepción. Como lo desconozco todo sobre la lengua árabe... Leer más →

Moros

De madrugada me crucé en Madrid con un tipo que profería gritos de muerte a los moros. Al tipo lo sujetaban entre dos o tres que había con él y él trababa de zafarse pidiendo a voces muerte a los moros aunque allí no había moros ni nadie más que el propio energúmeno, los que... Leer más →

El grito

El viernes bajo a comer a una trattoria que hay muy cerca de mi oficina. El dueño me conoce de otras veces. Me llama caballero y me trata de un modo obsequioso. No hay nadie en el comedor cuando llego y el dueño se lamenta, aunque más tarde aparecerán comensales y salvará el día. Me hago... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑